La Violencia en Rio de Janeiro es un problema que preocupa tanto a sus habitantes como a los que vienen de visita. La ciudad tiene un triste historial de sucesos traumáticos que colabora con esta fama de ciudad violenta y de ser un lugar peligroso. Aunque sea una ciudad con algunos problemas y con situaciones especificas que hacen de la seguridad un tema complejo y polémico, el circuito turístico carioca es, en general, seguro, pues la costa es usualmente foco de mayor vigilancia y de una mayor atención por parte de los poderes públicos en cuanto al tema de la seguridad en general. Pero la ciudad en su conjunto sigue sufriendo de una escasa seguridad, debido a circunstancias sociales y económicas combinadas con la continua falta de una adecuada presencia gubernamental.

Violencia en Rio de Janeiro

La Vigilancia Contra la Violencia en Rio de Janeiro

Se recomienda, tanto en Rio como en cualquier lugar, que el turista considere siempre las reglas básicas de seguridad. Transitar por lugares conocidos con guías o lugareños reduce la posibilidad de que algo malo pueda ocurrir. Aún aquellos que no puedan cumplir con estos pre-requisitos pueden tener un viaje tranquilo informándose mejor sobre la ciudad y sobre los lugares más seguros para transitar. A continuación, reunimos estadísticas del Instituto de Seguridad Pública sobre los sucesos que cobran victimas en Rio. Saber más sobre ellos reduce la oportunidad de que esos hechos ocurran.

Es importante saber, a pesar de eso, que muchos sucesos violentos y crímenes en Rio no son registrados, especialmente aquellos en que no es necesario documentar el hecho para sacar copias de documentos perdidos y bloquear tarjetas de crédito. Los hurtos de collares, pendientes, dinero, e incluso bicicletas muchas veces no se denuncian, pues la oportunidad de recuperar los objetos hurtados es mínima.

Otra situación, bastante distinta, son las pequeñas estafas sin violencia. Sobre esas situaciones, que poseen un entorno específico en Rio de Janeiro, recomendamos leer la guía que aborda las Estafas Contra Turistas en Rio de Janeiro.

Antes que nada, es importante saber que existe una delegación especializada en el tratamiento de asuntos relacionados con el turista, cuyo teléfono de atención es el 55 21 2232-2924 y se encuentra ubicado en la Av. Afrânio de Melo Franco, 159 – Leblon. Recuerde también que el teléfono de atención de emergencia de la policía en Rio de Janeiro es el 190.

Hurtos Sin Violencia en Rio

La región de Lapa, en el Centro de Rio, fue el lugar de la ciudad donde se registró el mayor número de hurtos en 2015. Las delegaciones de la Plaza de la República y de la Avenida Mem de Sá contabilizaron 5.362 y 5.254 sucesos de ese tipo, respectivamente; un promedio de 29 hurtos por día en la región de Lapa. El barrio de Copacabana, en la Zona Sur, también se destaca entre los lugares con gran número de hurtos. Fueron, en total, 5.015 casos registrados el año pasado, lo que equivale a un promedio de aproximadamente 14 hurtos por día. Más de 4.600 personas acudieron a la delegación de Leblon para notificar hurtos y 2.277 asistieron a la delegación de Ipanema por el mismo motivo.

Vigilancia Contra la Violencia en Lapa Rio de Janeiro

Es importante recordar también que fue instituido el Programa Lapa Legal, que actúa de forma diferente en la región, y viene alcanzando muy buenos resultados en la reducción de la criminalidad y de la violencia en el lugar.

El gran número de casos de hurto en áreas frecuentadas por turistas debe ser motivo de atención para quien visita la ciudad. Lo ideal es andar en grupo, preferentemente durante el día y siempre atento a cualquier movimiento extraño.

Otra sugerencia importante, para evitar la violencia en Rio, aunque parezca ilógico, es intentar no parecer turista, eso quiere decir, en la práctica, no llamar la atención con ropas extravagantes ni exhibiendo sin necesidad cámaras, smartphones o mapas.

Quien sienta que corre peligro o considera que ha sido víctima de hurto puede pedir ayuda a las autoridades policiales, guardias municipales o comerciantes locales antes de ir a una delegación a registrar el caso. El registro es importante para las estadísticas de seguridad, además de servir como prueba del hurto para situaciones como sacar copias de documentos, y bloquear tarjetas de crédito. Adicionalmente, permite que la policía planee mejor como actuará en las diferentes partes de la ciudad.

Robo al Transeúnte y Violencia en Rio

Más de 60 mil casos de robo a transeúntes se han registrado en el estado de Rio en 2015. El barrio de Bangu fue la región con mayor número de sucesos contabilizados: 2.159. Madureira quedó en segundo lugar, con 1.839 casos. Vicente de Carvalho, con 1.799 asaltos, quedó en el tercero. Las tres localidades quedan distantes del circuito turístico de la ciudad, donde el número de incidencias fue bastante menor para ese tipo de crimen. Cerca de 500 asaltos se registraron en la delegación de Leblon, 253 en la unidad de Copacabana y 158 en Ipanema; no hay registro sobre el tipo de violencia empleados.

Los tres primeros meses del año tuvieron el mayor número de registro de robo a transeúntes. Fueron 6.928 en enero, 6.421 en febrero y 6.145 en marzo. Este período coincide con el verano, época en que un gran número de turistas circula por la ciudad. Se recomienda que las víctimas de asalto con armas nunca se resistan durante el abordaje del criminal y mantengan la calma. Muchas veces el criminal está tan nervioso como la víctima y algún tipo de reacción puede desencadenar actos de violencia. Además de que ningún bien material vale una vida. Luego del suceso, la persona que ha sido víctima de robo debe buscar a las autoridades para realizar la denuncia correspondiente.

Robo de Celulares y Violencia en Rio

El robo de teléfonos celulares es un tipo de crimen que se ha vuelto cada vez más frecuente en Rio en los últimos años. Una forma simple y eficiente de evitarlo es solo utilizar el aparato en ambientes seguros, como centros comerciales y tiendas. Quien quiere usarlo en lugares abiertos debe estar atento a los movimientos a su alrededor para no ser víctima de sorpresas desagradables. Más de 12 mil celulares fueron robados en el estado de Rio en 2015.

Bangu fue el lugar con el mayor número de incidentes registrados en la capital, fueron 598. Realengo, con 377 casos, y Méier, con 369 registros, también merecen ser destacados. Los tres lugares están alejados del circuito turístico carioca, donde el número de celulares robados es bastante menor. Cerca de 120 casos se registraron en Leblon durante todo el año pasado. Los números fueron aún menos significativos en Copacabana e Ipanema, donde menos de 80 personas acudieron a las delegaciones para quejarse de problemas de ese tipo. Pero es importante recordar que muchos de esos robos y hurtos no fueron registrados, por lo que los números reales pueden ser bastante mayores.

Robo de Vehículos y Violencia en Rio

Manejar en Rio es de por sí una aventura. Los cariocas tienen un estilo agresivo al volante, que espanta a quien viene de visita, y es muy incómodo para los buenos conductores de la ciudad. Pero este no es el único riesgo para los conductores en Rio de Janeiro, ya que se registra un número preocupante de robos de vehículos. La localidad de Vicente de Carvalho registró en 2015 más de 1.200 casos de ese tipo. En el barrio de Honório Gurgel fueron 1.182 los vehículos robados. Más de 1.100 incidentes fueron registrados en la delegación de Pavuna. Los tres lugares quedan en la Zona Norte, distantes de los puntos turísticos más conocidos de la ciudad, donde el robo de vehículos es menos común.

Leblon registró 16 incidencias de ese tipo durante el año pasado. Once casos fueron contabilizados por las delegaciones de Copacabana e Ipanema. Los meses de diciembre, enero y marzo fueron los que tuvieron mayor número de vehículos robados. Fueron, 3.140, 2.874 y 2.861 casos registrados respectivamente.

Robos, Crimen y Violencia en Río

La turista argentina Laura Pamela Viana murió apuñalada en Praia de Copacabana luego de ser víctima de asalto el 18 de febrero de 2016. El caso entró en las estadísticas de robo y asesinato, y dejó a los cariocas bastante tristes. Es un tipo de incidente raro en el circuito turístico, donde casos así no se registraron en 2015. El barrio de Vicente de Carvalho fue el que más robos registró el año pasado, con 5 casos. Bangu, Campo Grande y Pavuna contabilizaron 4 casos cada uno en 2015. Esas localidades están a kilómetros de distancia de la costa de la ciudad.

Los meses de abril, junio y marzo fueron aquellos con mayor número de robos registrados en el estado con, 21, 16 y 15 casos de ese tipo respectivamente. Más de 130 robos seguidos de asesinato fueron contabilizados en todo el estado de Rio durante todo el año 2015. Siendo una triste evidencia de la violencia en Rio.

Hubo un período a lo largo de 2015 e inicios del 2016 en que el uso de puñales y otros objetos cortantes, como botellas rotas, se destacó en los diarios de Rio de Janeiro, y la violencia asustó no solo a los turistas y visitantes, sino también, y principalmente, a los habitantes de la ciudad. Es necesario poner atención a los movimientos a su alrededor cuando esté caminando por la ciudad, incluso en lugares que parecen seguros y con movimiento como el centro, y especialmente en lugares con menos movimiento, como el parque do Aterro do Flamengo y la Lagoa, lugares en los que a veces las personas se esconden entre los árboles para entonces asaltar a los transeúntes.

Violencia en Rio y los Arrastões

Otros problemas de las playas cariocas son los robos colectivos conocidos como arrastões, una turba de gente que irrumpe en medio de los bañistas hurtando celulares, cadenas, carteras y todo lo que tengan de valor en el momento, con algunos episodios de violencia registrados. El turista que sospecha que algo está por suceder puede hablar con los vendedores de la calle, que son un buen barómetro en estas ocasiones. Además, debe salir de la arena y buscar refugio en tiendas, quioscos o edificios cercanos, para evitar todo posible riesgo.

Lugares Que Debe Evitar en Rio

Es necesario estar atento a qué lugares frecuentar, ya que algunos barrios son bastante violentos, y algunas comunidades lo son también, con frecuentes confrontaciones entre facciones criminales rivales, y entre estas y la policía. Los habitantes de esas comunidades son los que más sufren con la violencia y con el estigma que recae sobre ellos, por compartir el espacio en que viven con organizaciones criminales ligadas principalmente al tráfico de drogas.

La peculiaridad de Rio de Janeiro es que las zonas turísticas y también las más nobles conviven lado a lado con las comunidades, también conocidas como favelas. Ipanema, Copacabana y Leblon poseen muchas comunidades, sin embargo, es difícil ubicarlas, ya que se ocultan detrás de los grandes edificios de la región.

Muchas de esas comunidades están dominadas por el crimen organizado y los conflictos entre facciones distintas, así como con la policía, ocurren con frecuencia. Normalmente, son lugares accesibles solo para los habitantes, no siendo seguro ir sin compañía a esas localidades. Esta es una razón por la cual no aconsejamos el paseo genéricamente llamado favelatour. Aunque muchas veces sea promocionado, no existe encanto ni glamur en vivir en favelas. La vida es especialmente difícil en estos lugares.

Por favor entienda claramente que la criminalidad atribuida a las favelas no se debe a sus habitantes, si no al crimen organizado que se infiltra en la vida de las personas, que por omisión del Estado necesitan aprender a convivir con esa terrible situación.

De esta forma, no hay como saber si un lugar es seguro o no, incluso hay lugares en la propia región turística que son peligrosos, dependiendo de la hora del día o de la noche. La evaluación debe realizarse en cada caso. Pregunte siempre a alguien de confianza que viva en la ciudad. A falta de esa persona, pregunte en su hotel, en su agencia de viajes o a algún comerciante cercano. En esta circunstancia, los cariocas acostumbran ser bastante solidarios, pues la violencia y el crimen son enemigos comunes de todos los cariocas de bien.

La Violencia en Rio y los Crímenes Sexuales

La atención del turista debe recaer también en la prevención de crímenes sexuales, que muchas veces, consideramos que causan más daño que los propios asesinatos. Las estadísticas del país asustan, pues se estima que ocurren más de 500.000 violaciones por año, siendo registradas solo el 35% de ellas. El estado de Rio de Janeiro tiene el 12% (datos de 2014) de los registros de violación del país.

El circuito turístico, en general, es seguro, pero es necesario ser cauteloso. Al tener dudas sobre la seguridad de cierta localidad, es conveniente investigar al respecto, preguntar a alguien de su confianza, o informarse en las agencias de viajes y turismo, que pueden indicarle lugares y rutas seguras para conocer la ciudad sin sustos y huir de la violencia en Rio. La falsa impresión de que Rio de Janeiro es una ciudad permisiva y acogedora, lleva a muchas mujeres a pensar que están seguras, pero eso no es totalmente cierto. Los padres y madres cariocas acostumbran ser muy preocupados con relación a sus hijas y esposas.

Protesta Contra la Violencia contra la Mujer en Rio de Janeiro

  • Existe en la ciudad una cultura bastante machista que promueve un tipo de acoso sexual que muchas veces no es nada disimulado. Desafortunadamente, muchos cariocas acostumbran hacer chistes y elogios impertinentes a las mujeres que se encuentran solas. Esa situación difícilmente llevará a un crimen sexual, pero puede ser bastante desagradable en caso de alguna confrontación. Por eso, sugerimos no confrontar ese tipo de actitud, buscando protegerse y salir de la situación sin arriesgarse. Entienda la lectora que no se trata de ser pasiva. Frente a una amenaza o exceso en concreto, si alguien le toca o le sujeta debe reaccionar proporcionalmente al hecho. Lo ideal, sin embargo, es andar acompañada, pues la audacia de ese tipo de comportamiento disminuye drásticamente cuando la mujer está acompañada por un hombre; es una postura machista y muy lamentable, pero ocurre.
  • Una buena estrategia para prevenir situaciones desagradables y la violencia en Rio, es no exponerse. Por eso es importante usar transportes confiables y siempre que sea posible andar en grupo.
  • A los padres cariocas les gusta que sus hijos e hijas avisen cuando utilizan taxis, hablando fuerte y en buen tono diciendo que ya están camino a casa y pidiendo que los esperen. Muy pocas personas en la ciudad hablan abiertamente sobre estos problemas de violencia en Rio, pero existen y deben ser respetados.

Créditos para las imágenes usadas en este artículo Violencia en Rio de Janeiro: André Gomes Melo, Rj.gov.br, Tânia Rêgo.