Porqué Visitarlo

El Cristo Redentor es una de las siete maravillas del mundo moderno. El monumento entró en la lista por medio de un concurso realizado en 2007, en el cual recibió más de 100 millones de votos en internet. La imagen de brazos abiertos, en lo alto del morro del Corcovado, es uno de los atractivos turísticos más conocidos del planeta. La hermosa vista de diversos puntos de las zonas norte y sur de la ciudades uno de los grandes atractivos del paseo.

Cristo Redentor

El paisaje de la parte de atrás del monumento revela atracciones como la Floresta de Tijuca y el estadio Maracaná. El puente del Rio-Niterói, la Bahía de Guanabara, las playas de Flamengo y de Botafogo, el Pan de Azúcar y las fronteras de Leme, Copacabana e Ipanema, son algunos de los puntos que conforman el panorama que se despliega frente a la estatua. La Laguna Rodrigo de Freitas, el Jockey Club y el Morro Dos Hermanos también llaman la atención del visitante.

La escultura del Cristo tiene 38 metros de alto, el equivalente a un edificio de 13 pisos. La estatua pesa más de mil toneladas y está ubicada a 710 metros sobre el nivel del mar. Cada uno de sus brazos ocupa un área de 88 metros cuadrados y los pies miden 1,35 metros. La imagen fue diseñada para soportar vientos de hasta 250 kilómetros por hora y está revestida de esteatita, un material muy abundante en Brasil, que tiene la capacidad de resistir la erosión.

La lista de personas que han estado en el Cristo Redentor contiene varios nombres importantes. El presidente norteamericano Barack Obama y su familia pasearon por allí en marzo de 2011. El príncipe Charles y la princesa Diana conocieron el lugar en abril de 1991. El monumento recibió al papa Juan Pablo II en junio de 1980. Más de 2 millones de personas visitan el lugar todos los años.

Panorámica del Cristo Redentor

Pasado Histórico del Cristo Redentor

La historia del Cristo Redentor se confunde con la trayectoria del Corcovado. Los primeros colonizadores lo identificaron como monte de Pináculo o Pico de la Tentación, en los mapas del siglo XVI. Solo llegó a ser conocido por su nombre actual 200 años después, ya que su forma recuerda una joroba. La carretera de hierro que une la cima del morro con el barrio de Cosme Velho desde 1885, transformó el lugar en uno de los puntos turísticos de la ciudad.

La construcción del Cristo Redentor

La idea de construir un monumento religioso en lo alto del Corcovado surgió del padre francés Pierre-Marie Boss en 1859, y en 1921 el Círculo Católico promovió un concurso para hacer realidad aquella idea. El proyecto escogido fue el del ingeniero Heitor Costa, quien se inspiró en las antenas que ocupaban la cima del morro para representar al Cristo de brazos abiertos. El diseño de la imagen quedó a cargo del pintor Carlos Oswald.

La primera piedra de la estatua fue colocada el 4 de abril de 1922. La cabeza y las manos fueron moldeadas en París por el escultor Maximiliam Landowsky. Las campañas de donación lideradas por la Arquidiócesis de Rio ayudaron a financiar la obra, que demoró nueve años en estar lista. El arzobispo Don Sebastião Leme realizó la ceremonia inaugural del monumento el 12 de octubre de 1931.

Un decreto de finales del siglo XIX podría haberle dado un destino diferente al lugar que hoy abriga al Cristo Redentor. Allí, en la cima del Corcovado, estaba prevista la creación de una estatua de la princesa Isabel en homenaje por la abolición de la esclavitud, realizada por ella en 1888. Perola oposición a la propuesta por parte de la homenajeada y la proclamación de la república en 1889 impidieron que la obra llegara a realizarse.

El Cristo Redentor en la Actualidad

El Cristo Redentor no es solo un atractivo turístico más, sino un punto de oración para los católicos. La iglesia clasificó el lugar como santuario de la Arquidiócesis en2006 y promueve allí misas, encuentros y otras actividades. El monumento también alberga otro tipo de movilizaciones, recibiendo una iluminación especial durante campañas como el Octubre Rosa, dirigida a la concientización sobre el cáncer de mama. Los juegos olímpicos de 2016 prometen aumentar el número de turistas en el lugar, que recibió más de 70 mil personas durante la última Copa del Mundo. El Cristo es la atracción turística más visitada de la ciudad, por encima de lugares como el Pan de Azúcar y el Maracaná.

Precio de la entrada para el Cristo Redentor y su tren

Las entradasal monumento del Cristo Redentor cuestan R$24,00 en temporada alta, o en fines de semana y feriados; y R$12,00 en temporada baja. El billete es gratis para niños menores de 11 años, personas mayores de 60 años (brasileños o extranjeros residentes en Brasil) y guías de turismo registrados en el Ministerio de Turismo. Sin embargo, la taquilla del Cristo no ofrece descuentos para estudiantes. El valor de la entrada está incluido cuando usted tomael transporte para llegar al Corcovado. Están disponibles el tren del Corcovado, furgonetas y taxis (que solo pueden subir hasta una parte del recorrido); no está permitida la entrada a vehículos particulares. Vea todas las formas de ingreso y los transportes oficiales:

Un servicio de furgonetas que sale de diferentes puntos de la zona sur es otra forma de llegar al Cristo Redentor. Los vehículos que parten de Copacabana y del Largo de Machado cobran, por el viaje de ida y vuelta, entre 27 y 62 reales; según la época del año y la edad del pasajero. Los menores de cinco años no pagan y los niños entre 6 y 11 años tienen descuento, así como las personas mayores de 60 años. Otro servicio de furgonetas sale de las Paineiras y es más económico. Viajar en ellas cuesta 24 reales en invierno y 35 reales en temporada alta. La información completa sobre el acceso al monumento está disponible en en esta página.

Tren para la cima del morro del Corcovado

El Tren del Corcovado es la forma más glamorosa de llegar al monumento. Las entradas se venden en el Centro, en el Largo de Machado; en Copacabana, en el Centro Comercial Rio Sul y en algunas oficinas de correos. Los precios del viaje de ida y vuelta varían entre 25 y 62 reales, de acuerdo con la época del año y la edad de los pasajeros. Los ancianos y niños tienen descuentos. La estación de embarque está en la Calle Cosme Velho, 513, frente a la iglesia de San Judas Tadeo. Hay un ómnibus que parte de la estación de metro Largo de Machado y sigue hasta el lugar, de dicha estación parten los trenes cada 30 minutos.

Quien prefiera llegar al Cristo por sus propios medios debe estar atento. La circulación está restringida a furgonetas especiales en la Carretera de las Paineiras, que da acceso a la estatua. Los taxis no están autorizados a circular por esta vía. El Cristo Redentor funciona todos los días desde las 8hs.hasta las 19hs. El paseo es perfecto para los días más soleados, en los que es posible ver desde lo alto gran parte de la ciudad. El acceso se encuentra en Alto da Boa Vista, en el Parque Nacional de Tijuca.

De Lo Que Nadie Habla

Información general sobre el Cristo Redentor

A pesar de que el Cristo Redentor es uno de los atractivos turísticos más famosos de Rio de Janeiro y del mundo, algunos problemas son frecuentemente ignorados por los turistas, pues no se mencionan en los medios dirigidos a los visitantes. Pero creemos que es importante para nuestros turistas saber que la visita al Corcovado tiene algunos problemas que pueden estropear la diversión. El objetivo no es amedrentar, sino hablar abiertamente sobre detalles que normalmente no son tratados, para que nuestros visitantes tengan un mejor entendimiento del lugar que frecuentan y no corran riesgos innecesarios.

    • El paseo debe ser organizado con tiempo, pues en temporada alta, ocasionalmente, no se logra ingresar el mismo día, o unas horas más tarde. También se debe reservar con tiempo para la fila de embarque, ya sea en las furgonetas o en el tren del Corcovado que, a veces, demoran alrededor de una hora. Por eso vale la pena comprar las entradas por algún medio electrónico, o para el día siguiente.

Filas para la compra de entradas e ingreso al tren del Corcovado

    • Existe una ruta para ir a pie hasta lo alto del morro del Corcovado. Aunque muchos cariocas digan que es un caminofácil, consideramos que no es tan fácil, pues tiene lugares bastante inclinados y barrancos sin protección. Por lo tanto no recomendamos expresamente esta aventura para aquellos que no tienen experiencia con este tipo de actividades. Adicionalmente a eso, es lamentable, pero necesario, decir que ha habido asaltos por ese camino; otra razón por la cual no lo recomendamos.
    • Es importante andar con atención en la zona de Largo de Machado (donde se venden las entradas para el Cristo Redentor yen el lugar de embarque de las furgonetas), debido a la población indigente que frecuenta el lugar y que en algunos casos comete pequeños delitos y hurtos, especialmente durante la noche. Normalmente son robos oportunistas. Por eso, no pierda de vista sus objetos personales y tampoco los exhiba innecesariamente.

El Cristo Redentor con nubosidad

  • Algunas veces las nubesse ubican exactamente sobre el morro del Corcovado; en estos casos no recomendamos realizar el paseo debido a la falta de visibilidad y al frío (¡las nubes son heladas!). No vale la pena arriesgarse a comprar entradas en esos días, es recomendable cambiar la fecha de su entrada si usted la compró por internet, de acuerdo con las condiciones de la página.